Incluir a la Fundación Aldaba en tu testamento es una excelente manera de que tu apoyo a nuestras causas perdure en el tiempo.

¿CÓMO HACERLO?

En el momento de la formalización ante notario del testamento se debe incluir la clara especificación de los bienes o derechos que deseas donarnos. Además se necesitan incluir los siguientes datos:

Fundación Aldaba

CIF: G- 82453606

Nº Registro: 28/1141

Domicilio: Av. Federico Rubio y Galí nº 7 1drcha

Pídenos más información más información, contacta con nosotros.

Más información

HERENCIA VS LEGADO

Herencia

Una herencia es el conjunto total de bienes, derechos y obligaciones que una persona tras su muerte, transmite a otras personas (herederos que son sucesores a título universal o legatarios, que lo son a título particular).

Los herederos forzosos son los hijos y descendientes respecto de sus padres y ascendientes. A falta de los anteriores, los padres y ascendientes respecto de sus hijos y descendientes y el viudo o viuda en la forma y modo establecida en el Código Civil. Si no hay testamento ni herederos forzosos, la herencia pasa al Estado.

El reparto de la herencia es libre y se hace conforme a la voluntad del testador, si bien existen algunas limitaciones recogidas en el Código Civil, dando lugar a tres términos o partes de una herencia:

  • Legítima de los hijos y descendientes: comprende 2/3 del total de los bienes hereditarios y es de obligado reparto entre los herederos forzosos del testador. El reparto debe ser a partes iguales, y en el caso de que uno de los herederos forzosos esté fallecido, heredarán su parte sus descendientes. Sin embargo el testador podrá disponer de una parte de las dos que forman la legítima para aplicarla como mejora.
  • De los padres y ascendientes: la legítima comprende la mitad de los bienes hereditarios, salvo que concurrieren con el cónyuge viudo/viuda, en cuyo caso será de 1/3.
  • Mejora: comprende 1/3 de los 2/3 que compone la legítima y se reparte entre los mismos herederos de la legítima. El reparto de este tercio no tiene por qué ser a partes iguales.
  • Libre disposición: comprende el tercio restante, o toda la herencia si no hay herederos forzosos. El testador puede disponer su traspaso a cualquier persona física o jurídica de su elección. No hay obligación de reparto entre los herederos forzosos. Este tercio de la herencia es la que puede ser transmitida, total o parcialmente, a causas solidarias.
Legado

Dentro de la herencia, se pueden hacer donaciones o legados. El testador, además de sus herederos, puede designar a una persona física o jurídica como destinataria de parte de esos bienes, derechos u obligaciones que conforman su herencia. La parte que se puede legar es el tercio de libre disposición, si hay herederos forzosos.

Ejemplos de cosas que se pueden legar: obras de arte, coches, dinero, acciones, joyas, etc.; siempre y cuando su valor de tasación no supere 1/3 del total.

LOS HEREDEROS FORZOSOS

Hijos y sus descendientes (naturales o de adopción, matrimoniales y no matrimoniales). Heredan dos tercios de la herencia: la legítima a partes iguales y el tercio de mejora según lo estipulado o a partes iguales si no hay testamento.

Padres, ascendientes y cónyuge viudo. Si no hay hijos, los padres y ascendientes (hasta abuelos) tienen derecho a la mitad de la herencia. La otra mitad es de libre disposición y queda marcada por el testamento. En su defecto, heredarían todo. Si hay cónyuge viudo, los padres heredan un tercio y los otros dos son de libre disposición, teniendo el cónyuge el usufructo según cada caso.

Si no hay testamento ni herederos forzosos, la herencia pasa al Estado.

ALBACEA

Es la persona que el testador elige para que se asegure que su voluntad se cumple así como de velar por el patrimonio hasta que éste se ejecute entre los herederos o legatarios.

MODIFICAR UN TESTAMENTO

El testamento se puede modificar tantas veces como el testador desee. No hay limitación legal al número de cambios.

COSTE

No hay un coste extra para el testador por incluir una causa solidaria entre sus últimas voluntades.

IMPUESTO DE SUCESIONES

Según la ley de Fundaciones (50/2002, de 26 de diciembre de) las fundaciones no están sujetas al Impuesto sobre el Patrimonio ni al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

QUÉ HACEMOS CON TU HERENCIA O LEGADO

Pasará al presupuesto general de Fundación Aldaba, salvo que el testador manifieste voluntad de vincularlo a un proyecto o causa.

Es obligatorio respetar la voluntad del testador, por lo tanto si se desea que el patrimonio se dedique única y exclusivamente a financiar un proyecto o una causa concreta, así lo haremos.