• El principal objetivo es ofrecer nuevos entornos a sus empleados para poder desarrollarse como profesionales al tiempo que establece un compromiso social y medioambiental
  • Gracias a la Fundación Aldaba y a su labor diaria, los empleados de GSK Consumer Healthcare podrán disfrutar de un huerto urbano para cuidar durante todo el año con la ayuda de personas con necesidades especiales

Fiel a su compromiso con el bienestar de sus empleados y reafirmando su posición como una de las mejores empresas en las que trabajar en España, GSK sigue apostando por la diversidad, la responsabilidad y la sostenibilidad en sus planes de desarrollo y crecimiento profesional con la puesta en marcha en España del primer huerto urbano de la compañía en Europa para empleados.

Desde que la pandemia tuvo lugar, los encuentros físicos dentro del ambiente laboral se han visto reducidos. Con este nuevo proyecto, GSK CH quiere ofrecer a sus empleados una alternativa para salir del entorno de la oficina y recuperar actividades cooperativas para fomentar la conexión entre equipos y, en este caso también, la conexión con la naturaleza. Se trata de un entorno de trabajo inspirador y diferente que fomenta el desarrollo y hace que los empleados consigan sacar lo mejor de sí mismos.

Los empleados de GSK CH dispondrán durante todo el año de un huerto de 30m2 situado en el Centro Ocupacional Municipal “El Molino” en el municipio madrileño de Alcalá de Henares. Podrán asistir cualquier día de la semana y ellos mismos, junto con la ayuda de las personas que integran la Fundación Aldaba, serán los responsables de realizar los trabajos en el huerto.

“En GSK siempre hemos abogado por actuar como una empresa moderna, donde apoyamos el desarrollo y bienestar de nuestras personas. Queremos motivar y apoyar el crecimiento de los trabajadores en todos los sentidos, tanto a nivel personal como profesional, ya que juega un papel clave en nuestra propuesta de valor”, Maria Pescador, directora de RRHH en GSK CH España.

Se trata de una iniciativa que nació internamente entre los empleados, una acción social que se suma al compromiso de GSK para mantener el bienestar de sus trabajadores de una manera diferente, además de colaborar con la Fundación Aldaba en el desarrollo y bienestar de las personas más vulnerables y de una manera respetuosa y acorde con su concienciación sobre sostenibilidad medioambiental. “Sin duda, es un proyecto que se ha acogido con mucha ilusión dentro de la compañía, ya que representa a la perfección nuestro principal objetivo que es cuidar de la salud del día a día con humanidad, como también lo es cuidar de las personas y del planeta. Es una manera de ofrecer un lugar diferente e innovador que auspicia el desarrollo, creatividad y bienestar de nuestro bien más preciado, nuestra gente, además de actuar en línea con el compromiso social y medioambiental de la empresa”, afirma Davide Fanelli, Director General de GSK Consumer Healthcare España.

“Los huertos inclusivos son un proyecto solidario, ecológico y de integración de Fundación Aldaba. Con ellos trabajamos la inserción socio-laboral de personas con discapacidad además de activar la conciencia ecológica y la integración. Gracias a empresas como GSK podemos seguir llevando a cabo este tipo de acciones” Auxi Reula, directora de Fundación Aldaba.